Ghost In The Shell: la película que decepcionó

En este mundo futurista la mente y el alma se pueden preservar para ser insertados en otro cuerpo. La tecnología ha avanzado tanto que todos están deseosos de mejorar el lamentable organismo con el que nacieron.

De ahí parte la premisa de toda la historia: seguir a la cyborg Motoko Kusanagi en sus aventuras como miembro del departamento de seguridad e investigación del gobierno japonés. Aunque es la mejor del equipo, se siente insegura y confundida porque no puede acceder a los recuerdos de su vida anterior.

Esto nos podría dar material para una gran película de acción o para un drama existencialista, pero lamentablemente este filme no lo logra. Se queda a la mitad del camino y, de hecho, es bastante predecible (hayas visto el material original o no).

Además, Scarlett Johansson lleva interpretando al mismo personaje en distintas películas desde hace bastante tiempo. Quizás la última vez que la “vimos” expresar emociones intensas fue en Her, en donde interpreta al sistema operativo llamado Samantha.

Lo más rescatable de este filme son los efectos visuales que retoman la esencia del cyberpunk y añaden algunos guiños conocidos para los fans.

Comparte con tus amigos